Seguinos :
Un total de 102 nuevos contagios este martes

Departamento Arauco superó a Capital con 26 casos positivos de COVID-19

Este martes se procesaron 525 muestras, de las cuales 423 fueron negativas y 102 positivas para COVID-19, 26 corresponden a Arauco, 25 a Capital, 17 a Chilecito, 9 a Rosario V. Peñaloza, 7 a Felipe Varela, 5 a Gral Ocampo, 4 a Chamical, 3 a Facundo Quiroga, 3 a Gral Belgrano, 2 a Famatina y 1 a San Martín. En la jornada se recuperaron 76 personas, haciendo un total de 10.721 recuperados. El Comité...

Salud
El COVID que no se va: hallaron más de 50 efectos de largo plazo en pacientes recuperados

Escrito el 25 de febrero del 2021 - 09:03
Tamaño de Letra
|   Enviar Noticia
|  Imprimir
 El 76% de las personas que requirieron hospitalización informaron la persistencia de al menos un síntoma seis meses después de la fase aguda de la infección.
Ocho de cada 10 pacientes con COVID-19 presentaban al menos un síntoma persistente desde los 14 días hasta las 16 semanas después de la infección aguda, aunque algunos efectos podrían durar más. Es la principal conclusión a la que se ha arribado de un metaanálisis que se puede consultar en la prepublicación de medRxiv.

En este trabajo se analizaron casi 19 000 estudios que destaparon 55 efectos persistentes después de la infección aguda. Los datos fueron extraídos de los historiales de 47.910 personas de entre 17 y 87 años que participaron en 15 estudios que habían evaluado síntomas o parámetros de laboratorio a largo plazo. Cada uno de ellos tenía un mínimo de 100 pacientes. Nueve estudios fueron de Gran Bretaña o Europa, tres fueron de Estados Unidos, y el resto, de Asia y Australia. Seis estudios se centraron solo en personas hospitalizadas por COVID-19; los otros incluyeron casos leves, moderados y graves.

La investigación previa en Wuhan (China) y publicada en The Lancet mostró que el 76% de los pacientes que requirieron hospitalización informaron de al menos un síntoma 6 meses después, y la proporción fue mayor en las mujeres. Los síntomas más comunes fueron fatiga o debilidad muscular y dificultades para dormir. Además, el 23% informó de ansiedad o depresión durante el seguimiento.

Lo que sabemos de los coronavirus anteriores, SARS y MERS, es que los dos comparten características clínicas con el COVID-19, incluidos los síntomas persistentes. Las personas que sobrevivieron al SARS mostraron anomalías pulmonares meses después de la infección y el 28% de las personas presentaban disfunción pulmonar hasta dos años después.

Tambén lo que no se ve

En cuanto a los síntomas psicológicos, también se reportaron altos niveles de depresión, ansiedad y trastorno de estrés postraumático a largo plazo en pacientes previamente infectados con otros coronavirus. En el caso de los supervivientes de MERS, también se atendió al 33% de las personas con fibrosis pulmonar, así como con trastornos de estrés y ansiedad postraumáticos a largo plazo.

Los efectos del COVID-19 a largo plazo más comúnmente identificados fueron fatiga (58%), dolor de cabeza (44%), trastorno por déficit de atención (27%), caída del cabello (25%), disnea (24%) o anosmia (24%).

Otros síntomas persistentes fueron pulmonares (tos, opresión torácica, disminución de la capacidad de difusión pulmonar, apnea del sueño, fibrosis pulmonar), cardiovascular (arritmias, miocarditis), neurológica o psiquiátrica (pérdida de memoria, depresión, ansiedad, trastornos del sueño). Durante el seguimiento, el 34% de los pacientes tuvo una radiografía de tórax anormal. También se observaron marcadores sanguíneos elevados que se podrían utilizar como pronóstico de la enfermedad.

La caída del cabello se encuentra en el 25% de los casos después del COVID-19 y podría considerarse como un efluvio telógeno, definido como la caída difusa del cabello después de un factor estresante importante o una infección sistémica por coronavirus. Es causada por transiciones foliculares prematuras de la fase de crecimiento activo a la fase de reposo, dura aproximadamente 3 meses, pero puede causar angustia emocional y desencadenar enfermedades neurológicas.

La pérdida del gusto u olfato es transitoria durante la fase aguda del COVID-19, pero es cierto que los registros que encontramos indican que puede ser persistente en aproximadamente un 20% de los casos y durar hasta al menos cuatro meses. Los expertos recomiendan tratar las disfunciones olfativas causadas por el coronavirus a través de gotas de vitamina A, esteroides, pero principalmente con un entrenamiento olfativo, que regenera las neuronas olfativas dañadas por el COVID-19 y las ayuda a recuperarse antes.

Sin dejar de pensar

La neuroinvasión del SARS-CoV-2 puede afectar al cerebro y dejar secuelas a nivel neurológico. Además de la entrada directa del coronavirus en el sistema nervioso, ya sea por vía del nervio olfatorio, o por su circulación por en el sistema sanguíneo, existen otros problemas neurológicos que surgen por la inflamación e hipercoagulación que se produce en el desarrollo de esta enfermedad.

Ya se han observado discapacidades neurocognitivas asociadas con enfermedades virales que causan disfunción en el sistema inmunológico y metabólico, como ocurre en el COVID-19. Las personas que padecen problemas neuropsiquiátricos tienen un alto riesgo de mortalidad por COVID-19, pero también existen factores pueden ser la respuesta a los problemas neuropsiquiátricos posteriores. Un diagnóstico de problemas psiquiátricos temprano es muy importante para poder recibir tratamiento, y ser considerados como grupos de riesgo en esta enfermedad.

Existe una necesidad de estudios prospectivos. Los centros para el control y prevención de enfermedades de Estados Unidos pretenden identificar qué tan comunes son estos síntomas, quién tiene más probabilidades de tenerlos y si, finalmente, se resuelven. También son necesarios más estudios para determinar si algunos de los síntomas, sobre todos los psicológicos, son debidos directamente al virus o a la situación de estrés que supone enfrentarse a la pandemia o a los efectos secundarios de la intubación y los tratamientos.

Hasta la fecha, no existe un diagnóstico establecido para la condición persistente del COVID-19. Por lo tanto, se necesitan medidas preventivas, técnicas de rehabilitación y estrategias de manejo clínico diseñadas para abordar los efectos a largo plazo. Desde una perspectiva clínica, la necesidad de equipos multidisciplinares con perspectivas completas del paciente para abordar la atención a largo plazo del COVID-19, con monitoreo de la duración y el tratamiento de cada síntoma y realizar un seguimiento para determinar si estos efectos a largo plazo complican enfermedades anteriores, son una continuación del COVID-19, o pueden desencadenar otras enfermedades en el futuro.

Fuente: CONSENSO SALUD

Otras Noticias : Salud

Más de 1000 científicos firman un petitorio para que haya equidad en la distribución de vacunas

Escrito el 10 de abril del 2021 - 07:55
Se trata de una convocatoria a los líderes mundiales para encontrar un camino a seguir, a partir de la concentración en pocos países de esta herramienta para frenar la pandemia.

Inscripciones a la Maestría en Salud Pública de la Fundación Barceló

Escrito el 1 de abril del 2021 - 07:44
Hasta el 9 de abril se encuentran abiertas las inscripciones a la Maestría en Salud Pública de la Fundación Barceló. La cursada iniciará de forma virtual, debido al contexto sanitario y epidemiológico, y continuará con modalidad presencial, en la sede localizada en la Ciudad de Buenos Aires, cuando los protocolos lo permitan (con un módulo presencial cada 3 ó 4 semanas, y 2 jornadas de actividades virtuales).

Nace el primer bebé con anticuerpos contra COVID-19 de una madre vacunada

Escrito el 20 de marzo del 2021 - 09:28
La madre, una trabajadora sanitaria, recibió la primera dosis de la vacuna de Moderna a las 36 semanas de embarazo, dio a luz a una niña sana en la que se detectaron anticuerpos de sangre del cordón umbilical.

América Latina recibirá 26 millones de vacunas de COVAX en los próximos tres meses

Escrito el 19 de marzo del 2021 - 07:21
COVAX es parte de un esfuerzo global sin precedentes para suministrar vacunas para al menos el 20% de la población de cada país participante durante 2021.