Seguinos :
Tras la apertura del Parque Solar Chepes

LedLaR fue autorizada como agente generador del Mercado Eléctrico Mayorista Nacional

La empresa LedLaR, ingresó como agente generador del Mercado Eléctrico Mayorista Nacional (MEM), según lo dispuesto por la Subsecretaría de Energía Eléctrica de la Nación, tras gestiones realizadas por el Gobierno de la Provincia. La iniciativa se concretó, tras la apertura del Parque Solar Chepes, que producirá 2 Megavatios, conectándose al Sistema Argentino de Interconexión en barras de 13,2 kv ...

Opinión
“Envejecer es todavía el único medio que se ha encontrado para vivir mucho tiempo” Charles Sainte-Beuve (1804-1869)
Violencia contra el adulto mayor: contexto y proyecto vital

Escrito el 15 de junio del 2017 - 08:01
Tamaño de Letra
|   Enviar Noticia
|  Imprimir
 En la actualidad la población de personas mayores de 60 años ha crecido exponencialmente, mientras se observa que en paralelo crece cierta actitud de miedo o desprecio hacia la misma.
En líneas generales se pueden mencionar cuatro formas de violencia contra el adulto mayor. La primera de ellas se puede denominar violencia social, se relaciona con actitudes de rechazo precisamente hacia una imagen que es totalmente contraria a los imperativos estéticos contemporáneos, según los cuales la juventud eterna parece alzarse como una promesa que pronto se cumplirá, acompañado esto por un descrédito de las potencialidades que aún pueden conservar nuestros mayores. La segunda modalidad es la violencia física, caracterizada por el ejercicio de la fuerza con el consecuente riesgo de lesión, daño o dolor. En tercer lugar se puede hablar de la negligencia y el abandono como conductas violentas hacia los gerontes; si bien en la primera de ellas no está la intención de producir algún tipo de daño, no se tomaron los recaudos pertinentes; por otro lado el abandono si implica conciencia por parte de quien lo ejecuta, y se nos presenta como grave debido en primer lugar a la intención consciente de causar ese daño y en segundo a la pérdida de referencias emocionales y espaciales para la persona que, al ser arrancada de su lugar de residencia para ser trasladada por ejemplo a un geriátrico, pierde parte de si, de su historia, de su lugar. Y en este punto se puede mencionar como otra manera de ejercer violencia la psicológica, cuya forma privilegiada se da en la desvalorización de los recursos personales con que cuentan las personas mayores; muchas veces habremos escuchado: “Deja, vos no sabes” o “¿Pero sos tonto?”, y otras frases típicas que se dan en los intercambios familiares.

Todas estas manifestaciones no obstante tienen su origen, en algún momento histórico particular cuando valores como la transmisión de la experiencia se fueron disipando. En el camino del devenir histórico cada vez se hizo menos importante tratar de trascender de alguna manera, dejando algo para quienes continúen. Y he aquí donde se podría considerar, está uno de los problemas principales de la temática planteada: la falta de proyectos. ¿Qué significa esto? Volvamos a un punto ya planteado, el relativo al imperativo actual de belleza y juventud eterna. Esta perspectiva perjudica a la sociedad en general en un punto importante: como se niega a la vejez, ya no es necesario formarse planes de vida a largo plazo, y por tanto un proyecto. Si lo pensamos con detenimiento en el pasado lo que hacía valiosos a nuestros viejos era el hecho de poder transmitir algo. Sin mandamientos estéticos predominantes uno podía prepararse para la vejez, pensando en que le gustaría hacer en aquella época de la vida. ¿Cuál es el problema contemporáneo? La vejez como etapa de la vida debe ser negada a toda costa, entonces no se planea un mañana, todo transcurre en una especie de presente absoluto, con la consecuencia de la caída de los proyectos vitales.

Ahora bien, cabe preguntarse cómo se vincula esto con el maltrato. Si bien se intenta anular toda representación vinculada con la vejez, esto no se torna del todo fácil, ya que en la cotidianeidad seguimos observando el deterioro físico y cognitivo en nuestros mayores, ante lo cual se encienden en nuestras mentes ciertas alarmas, que indican que algún día llegaremos a esa etapa. Cuando ocurre esto muchas personas experimentan una vivencia de amenaza que, al ser interna es muy difícil de sobrellevar. ¿Qué opción queda entonces? Hacerla externa. Como consecuencia, comenzamos a ver la violencia que, en cierto modo, se ejerce contra ese futuro de nosotros mismos, teniendo en cuenta que ya no hay proyectos que nos permitan transcender y tolerar así la idea de la muerte. Si creemos a toda costa que debemos ser jóvenes y eso contribuye a que no planeemos un mañana, parece no quedar otra que tratar de destruir aquello que representa un futuro incierto. Es por tal razón que la violencia hacia los gerontes sigue existiendo. Por eso también es probable que debamos pensar, tal vez como modalidad preventiva: ¿Y si comenzamos por construir nuestro mañana? De esa forma quienes lo representan dejarán de ser una amenaza y ya no será necesario “defenderse” de ellos.

Autor: Lic. Gómez Morales Julio Emanuel. Licenciado en Psicología. M.P. N° 155. Profesor adjunto de la cátedra: Clínica de Adultos y Adultos Mayores

Otras Noticias : Opinión

La institucionalidad en juego
Suturar heridas y volver a marchar

Escrito el 19 de junio del 2018 - 00:39
La reanudación del diálogo institucional entre los referentes de los principales sectores políticos de la provincia si bien no se tradujo en un acuerdo concreto se inició con una serie de tenues gestos cuya definición abre aún más la expectativa respecto a lo que pueda suceder en los próximos días. Por ahora, lo que quedó expuesto fue un quiebre interno en el PJ que venía anticipándose mediante ramificaciones cada vez mayores pero que de forma abrupta llegó a profundizarse y terminó por tocar el nervio mismo de la conducción oficialista. En este vuelco del panorama, con la institucionalidad sostenida apenas por afuera más como salvataje que como puesta a flote, el rol que juegue de aquí en adelante la Legislatura resultará crucial.

Valor y vida, la vida como valor
Los que luchan, ganan

Escrito el 14 de junio del 2018 - 23:21
En un hecho histórico y tras un intenso debate que se prolongó por más de 23 horas, la Cámara de Diputados de la Nación aprobó este jueves por 129 votos a favor, 125 en contra y una sola abstención, el proyecto de ley que despenaliza la interrupción voluntaria del embarazo hasta la semana catorce del proceso de gestación. Con esta media sanción, toca ahora al Senado el tratamiento y la posterior definición sobre la norma que viene a producir no sólo un cambio rotundo en materia legislativa sino también a cristalizar la fortaleza de un movimiento social que -afirma- busca garantizar y ampliar los derechos femeninos.

La unidad a la deriva
Nadie se salva solo

Escrito el 2 de junio del 2018 - 02:03
Mayo representó un nuevo pico en el nivel de complejidad, sectarismo y alarma que atraviesa de un tiempo a esta parte el contexto económico y político provincial. Ni la serie de actos festivos tanto nacionales como locales, con permanentes llamados a la unidad, sirvieron para reducir la brecha político partidaria. Lo cual, es cierto, quizás era demasiado idealista, pero no imposible de generar mínimos gestos contemporizadores. Al contrario, los gestos endurecieron, recrudecieron, explotaron hasta el punto de que la brecha evidenció un resquebrajamiento expansivo denotando que la división y el enfrentamiento ya no se reduce a dos bloques uniformes en sus posturas, sino que -todo esto impulsado por expectativas personales y sectoriales en torno a los comicios internos- el panorama avanza en una atomización a los costados y a las propias espaldas que a muchos deja desconcertados. Para otros, en cambio, no es más que el necesario reacomodamiento y posicionamiento estratégico dadas las circunstancias.

Distopía
Penumbras en la comunicación

Escrito el 14 de marzo del 2018 - 07:44
La segunda década del Siglo XXI no está dando de ninguna manera la razón al posmodernismo, que esperaba una transformación basada en el racionalismo, la compasión y la armonía; por el contrario, el escenario actual muestra sociedades con rasgos negativos y pasiones ciegas; cuestión que se evidencia principalmente en el ámbito de la comunicación social, donde la manipulación oprobiosa de la información y la incorrecta utilización de la tecnología oscurecen el criterio de los ciudadanos.