Seguinos :

Casas: "Desde el Justicialismo se busca bregar por todos los habitantes"

"Lealtad es unidad, la lealtad es pensar en el otro, cada uno lo toma como quiere, nosotros seguiremos con las banderas del justicialismo en alto y peleando por todos los habitantes", dijo el gobernador de la Provincia Sergio Casas, en declaraciones formuladas en el Parque de la Ciudad, en oportunidad de visita la exposición de maquinarias. ...

Opinión
Apuntes sobre la guerra del chori

Escrito el 4 de abril del 2017 - 02:17
Tamaño de Letra
|   Enviar Noticia
|  Imprimir
 O la guerra de unos con otros. La grieta que supimos construir y profundizar. Porque al final el chori, lo que se dice el chori, no se mancha. (Escribe: Javier Martínez)
El presidente Macri junto a la vice Michetti a puro chori. Luego vendría la frase: ni colectivo ni choripán.
Una frase: "la política es demasiado importante para dejarla sólo en manos de los políticos". Y aquí lo esencial son los ciudadanos. Los dueños. ¿De qué? Por lo menos de comerse un rico chori en la calle de todos los días o en las quintas de fin de semana. Eso hasta ahora, que al pobre lo mandaron en cana, que lo tironean y despedazan, que lo enarbolan y lo aplastan entre gritos, insultos, memes y amenazas.

Mucho, mucho menos hay dejar la política en manos de los que la entienden como simple relato o estrategia de marketing. De ambos extremos venimos teniendo bastante. Son dañinos, malsanos, contraproducentes. Mejor dejarles en las manos un chori. Y que se calmen.

Es decir, veamos. Si vamos a pensar en política, pensemos, o intentemos pensar, en profundidad, no de grieta, sino de racionalidad y esperanza. Con razones de peso que no pasan por estigmatizar, por discriminar, por rechazar, por "dárselas de" cuando "se es como", sobre todo, manipulando lo simbólico y cediendo a prestar consentimiento a merced de una sola efectividad: la que busca generar una reacción retrógrada.

Creo que nuestra historia política, marcada también por hombres probos, por políticos de fuste entre tantos lobos, chantas y aprovechados (de esos que contados con los dedos, pero que los hay los hay), merece un análisis más preciso, más contundente, más categórico. Más respetuoso de la política y de la inestimable condición de ciudadano, por encima del signo partidario. O con el signo mismo, pero posta y no superficial, de juguete, artificiosamente electoral.

En síntesis, no me vengas con el chori. ¡Fanáticos, dejad al chori en paz! Que no merece ser parte de una guerra entre caníbales que se despedazan unos a otros, cuando sólo sabe deleitar, hermanar, alegrar. Chori democrático, gastronómico y universal.

No recuerdo choripán más delicioso que el que comí siendo niño en una cancha, viendo a River Plate con mi tío, que se sentía orgulloso de darme eso, una entrada, un partido, un chori. Su compañía. Y mi tío era un radical, un alfonsinista de siempre al que cargaban porque participaba en internas de cuatro o cinco, de los que no se negaban a usar boina blanca, como para aclarar, ¿vió? Ahora que tanto hace falta aclarar. Entonces no. Entonces yo tenía espacio únicamente para experimentar todos esos sabores juntos. Y no sólo en el paladar. Lo más importante: también en el alma alborozada.

Aguante el chori. Lo ase quien lo ase, Francis Mallmann o el carro bar. Porque presiento que cuando el temblor pase, cuando los zombies de uno y otro bando dejen de dar rabiosas dentelladas, el chori quedará. Y entonces nos encaminaremos, tarde, bajo una luna de plata, con vino, cerveza y farolas, a reírnos a carcajadas. Felices de estar. De ser unos con otros. De haber hecho lo posible para hacerlo posible. Amigables conciudadanos de una punta a la otra. Como tales, unidos y reconocidos. Como tales fortalecidos contra todo lo que sólo habla el lenguaje del dividir, separar. Nada menos. Nada más.

A veces lo que se pasa, y no vuelve, es la oportunidad de transformar, y transformarse.

- "Panza llena, corazón contento". - Acá, "pobreza cero". - Quieres sal, te doy pan. - "Porque estamos en el calle de la sensación", mejor, pasame el chimichurri. - ¿Alguien quiere un poco más?

JAVIER MARTÍNEZ

Otras Noticias : Opinión

La institucionalidad en juego
Suturar heridas y volver a marchar

Escrito el 19 de junio del 2018 - 00:39
La reanudación del diálogo institucional entre los referentes de los principales sectores políticos de la provincia si bien no se tradujo en un acuerdo concreto se inició con una serie de tenues gestos cuya definición abre aún más la expectativa respecto a lo que pueda suceder en los próximos días. Por ahora, lo que quedó expuesto fue un quiebre interno en el PJ que venía anticipándose mediante ramificaciones cada vez mayores pero que de forma abrupta llegó a profundizarse y terminó por tocar el nervio mismo de la conducción oficialista. En este vuelco del panorama, con la institucionalidad sostenida apenas por afuera más como salvataje que como puesta a flote, el rol que juegue de aquí en adelante la Legislatura resultará crucial.

Valor y vida, la vida como valor
Los que luchan, ganan

Escrito el 14 de junio del 2018 - 23:21
En un hecho histórico y tras un intenso debate que se prolongó por más de 23 horas, la Cámara de Diputados de la Nación aprobó este jueves por 129 votos a favor, 125 en contra y una sola abstención, el proyecto de ley que despenaliza la interrupción voluntaria del embarazo hasta la semana catorce del proceso de gestación. Con esta media sanción, toca ahora al Senado el tratamiento y la posterior definición sobre la norma que viene a producir no sólo un cambio rotundo en materia legislativa sino también a cristalizar la fortaleza de un movimiento social que -afirma- busca garantizar y ampliar los derechos femeninos.

La unidad a la deriva
Nadie se salva solo

Escrito el 2 de junio del 2018 - 02:03
Mayo representó un nuevo pico en el nivel de complejidad, sectarismo y alarma que atraviesa de un tiempo a esta parte el contexto económico y político provincial. Ni la serie de actos festivos tanto nacionales como locales, con permanentes llamados a la unidad, sirvieron para reducir la brecha político partidaria. Lo cual, es cierto, quizás era demasiado idealista, pero no imposible de generar mínimos gestos contemporizadores. Al contrario, los gestos endurecieron, recrudecieron, explotaron hasta el punto de que la brecha evidenció un resquebrajamiento expansivo denotando que la división y el enfrentamiento ya no se reduce a dos bloques uniformes en sus posturas, sino que -todo esto impulsado por expectativas personales y sectoriales en torno a los comicios internos- el panorama avanza en una atomización a los costados y a las propias espaldas que a muchos deja desconcertados. Para otros, en cambio, no es más que el necesario reacomodamiento y posicionamiento estratégico dadas las circunstancias.

Distopía
Penumbras en la comunicación

Escrito el 14 de marzo del 2018 - 07:44
La segunda década del Siglo XXI no está dando de ninguna manera la razón al posmodernismo, que esperaba una transformación basada en el racionalismo, la compasión y la armonía; por el contrario, el escenario actual muestra sociedades con rasgos negativos y pasiones ciegas; cuestión que se evidencia principalmente en el ámbito de la comunicación social, donde la manipulación oprobiosa de la información y la incorrecta utilización de la tecnología oscurecen el criterio de los ciudadanos.