Seguinos :

Analizan la ejecución de obras integrales en los municipios del interior que adeuda la Nación

El ministro de Infraestructura Juan Velardez, junto al diputado nacional Danilo Flores y funcionarios del Ministerio del Interior de la Nación, mantuvieron una reunión en la que evaluaron con intendentes del interior de la provincia, la ejecución de obras integrales que estarán distribuidas en todos los municipios, con el objetivo de cubrir la deuda que la Nación mantiene con las comunas del inter...

Opinión
Apuntes sobre la guerra del chori

Escrito el 4 de abril del 2017 - 02:17
Tamaño de Letra
|   Enviar Noticia
|  Imprimir
 O la guerra de unos con otros. La grieta que supimos construir y profundizar. Porque al final el chori, lo que se dice el chori, no se mancha. (Escribe: Javier Martínez)
El presidente Macri junto a la vice Michetti a puro chori. Luego vendría la frase: ni colectivo ni choripán.
Una frase: "la política es demasiado importante para dejarla sólo en manos de los políticos". Y aquí lo esencial son los ciudadanos. Los dueños. ¿De qué? Por lo menos de comerse un rico chori en la calle de todos los días o en las quintas de fin de semana. Eso hasta ahora, que al pobre lo mandaron en cana, que lo tironean y despedazan, que lo enarbolan y lo aplastan entre gritos, insultos, memes y amenazas.

Mucho, mucho menos hay dejar la política en manos de los que la entienden como simple relato o estrategia de marketing. De ambos extremos venimos teniendo bastante. Son dañinos, malsanos, contraproducentes. Mejor dejarles en las manos un chori. Y que se calmen.

Es decir, veamos. Si vamos a pensar en política, pensemos, o intentemos pensar, en profundidad, no de grieta, sino de racionalidad y esperanza. Con razones de peso que no pasan por estigmatizar, por discriminar, por rechazar, por "dárselas de" cuando "se es como", sobre todo, manipulando lo simbólico y cediendo a prestar consentimiento a merced de una sola efectividad: la que busca generar una reacción retrógrada.

Creo que nuestra historia política, marcada también por hombres probos, por políticos de fuste entre tantos lobos, chantas y aprovechados (de esos que contados con los dedos, pero que los hay los hay), merece un análisis más preciso, más contundente, más categórico. Más respetuoso de la política y de la inestimable condición de ciudadano, por encima del signo partidario. O con el signo mismo, pero posta y no superficial, de juguete, artificiosamente electoral.

En síntesis, no me vengas con el chori. ¡Fanáticos, dejad al chori en paz! Que no merece ser parte de una guerra entre caníbales que se despedazan unos a otros, cuando sólo sabe deleitar, hermanar, alegrar. Chori democrático, gastronómico y universal.

No recuerdo choripán más delicioso que el que comí siendo niño en una cancha, viendo a River Plate con mi tío, que se sentía orgulloso de darme eso, una entrada, un partido, un chori. Su compañía. Y mi tío era un radical, un alfonsinista de siempre al que cargaban porque participaba en internas de cuatro o cinco, de los que no se negaban a usar boina blanca, como para aclarar, ¿vió? Ahora que tanto hace falta aclarar. Entonces no. Entonces yo tenía espacio únicamente para experimentar todos esos sabores juntos. Y no sólo en el paladar. Lo más importante: también en el alma alborozada.

Aguante el chori. Lo ase quien lo ase, Francis Mallmann o el carro bar. Porque presiento que cuando el temblor pase, cuando los zombies de uno y otro bando dejen de dar rabiosas dentelladas, el chori quedará. Y entonces nos encaminaremos, tarde, bajo una luna de plata, con vino, cerveza y farolas, a reírnos a carcajadas. Felices de estar. De ser unos con otros. De haber hecho lo posible para hacerlo posible. Amigables conciudadanos de una punta a la otra. Como tales, unidos y reconocidos. Como tales fortalecidos contra todo lo que sólo habla el lenguaje del dividir, separar. Nada menos. Nada más.

A veces lo que se pasa, y no vuelve, es la oportunidad de transformar, y transformarse.

- "Panza llena, corazón contento". - Acá, "pobreza cero". - Quieres sal, te doy pan. - "Porque estamos en el calle de la sensación", mejor, pasame el chimichurri. - ¿Alguien quiere un poco más?

JAVIER MARTÍNEZ

Otras Noticias : Opinión

Periodismo hoy
"Sólo una chispa"

Escrito el 20 de mayo del 2019 - 00:24
Todos los años, la Fundación Gabriel García Márquez, para el Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI), creada por el autor de Cien años de soledad, convoca al "Premio Gabriel García Márquez de periodismo” con el objetivo de incentivar la búsqueda de la excelencia, la innovación y la coherencia ética por parte de periodistas y medios que trabajen y publiquen en las lenguas española y portuguesa, con inspiración en los ideales que llevaron a su fundador a constituir dicha organización. (Escribe: Javier Martínez)

Fernández - Cristina
Un gesto no tan simple

Escrito el 18 de mayo del 2019 - 14:33
La sorpresiva decisión de Cristina Fernández de Kirchner de acompañar como vice una fórmula junto a Alberto Fernández, ex jefe de Gabinete durante el mandato de Néstor Kirchner y un año de la propia Cristina, cargo al que renunció por diferencias con la entonces jefa de Estado. (Escribe: Javier Martínez)

"Amar y trabajar"
Una grieta de esperanza

Escrito el 2 de mayo del 2019 - 11:26
Es casi una leyenda, y la cuentan así: “en el verano de 1939, un periodista le preguntó a un anciano Sigmund Freud qué era para él una persona sana, madura e integrada en la sociedad. El periodista, que esperaba un largo discurso, se quedó sorprendido con la brevedad de la respuesta: `amigo mío, cualquier persona capaz de amar y trabajar`”. (Escribe: Javier Martínez)

Ayer y hoy
Por razones solidarias

Escrito el 1 de mayo del 2019 - 02:15
Feliz día, le digo y es una forma de darle sentido a este calendario que impone y reivindica a nivel internacional una fecha en recuerdo de la lucha de miles de trabajadores por la jornada de ocho horas laborales. La fecha conmemorativa, nos cuentan, hace referencia a los hechos sucedidos a fines del siglo XIX, en esa época se podía obligar a un asalariado a prestar servicios entre 10 y 18 horas, o más "en caso de necesidad". Feliz día, le digo y sé que hoy él trabaja más de ocho horas, que lo hace de puerta en puerta, que va montando en su bicicleta cualquiera sea el clima, que nadie lo obliga pero que con lo poco que gana ayuda a su madre y a su hermana pequeña, no podría no hacerlo, ni trabajar menos. (Escribe: Javier Martínez)