Seguinos :

Analizan la ejecución de obras integrales en los municipios del interior que adeuda la Nación

El ministro de Infraestructura Juan Velardez, junto al diputado nacional Danilo Flores y funcionarios del Ministerio del Interior de la Nación, mantuvieron una reunión en la que evaluaron con intendentes del interior de la provincia, la ejecución de obras integrales que estarán distribuidas en todos los municipios, con el objetivo de cubrir la deuda que la Nación mantiene con las comunas del inter...

Opinión
Sociedad y Medios
Menú desagradable

Escrito el 12 de diciembre del 2016 - 01:12
Tamaño de Letra
|   Enviar Noticia
|  Imprimir
 De la mano de medios de comunicación, la década presente trajo de forma creciente a nuestra mesa, un menú que preferentemente incluye desprecio, segregación, xenofobia, racismo, intolerancia y agresión, patentizados en notas “periodísticas” o de entretenimiento y disfrazados de platos atractivos. Estos disvalores llevan a equívocos individuales, sociales y grupales, y motivan comportamientos colectivos exaltados.
La brutal acumulación de porquerías motivó que el Papa Francisco ya asqueado, pida a los medios “no caer en la enfermedad de la coprofilia”, término que alude a la afición por los excrementos; más aún, si la traducción de una nota otorgada a la revista Tertio (de Bélgica) es correcta, el Santo Padre advirtió no sin dolor que “Como la gente tiene la tendencia a la coprofagia (comer excrementos), se puede hacer mucho daño”.

Sin rodeos señaló concretamente que se busca comunicar el escándalo, las cosas feas, la difamación, la calumnia e incluso mencionó la moda de los “carpetazos” y afirmó que “el daño más grande es la desinformación”. “Los medios de comunicación -señaló- tienen una responsabilidad muy grande. Hoy en día, en sus manos está la posibilidad y la capacidad de formar opinión. Pueden formar una buena o mala opinión”.

Dado el avance tecnológico, los medios se diversificaron, se multiplicaron y, en opinión de muchos especialistas la comunicación parece constituirse en constructora de la sociedad, lo cual hace temible su verdadero poder.

En ese contexto se hace evidente que tanto los contenidos, como los vehículos utilizados, se perciben como una unidad de mensaje que puede cambiar ferozmente nuestro comportamiento. En este punto, debemos rescatar y anotar un poroto a Marshall McLuhan quien afirmaba que “El medio es el mensaje”.

---El mundo al revés---

El término “Distopía” no es nada nuevo, lo que sí puede decirse, es que cobró por las razones mencionadas, estricta actualidad porque alude a una concepción miserable de la sociedad, oponiéndose al término “Utopía” que es el ideal de un mundo perfecto hacia el cual debíamos marchar.

Evidenciando el hartazgo, la falta de propuestas, la desigualdad social y económica, la opulencia de algunos pocos y la vida miserable de muchos, la dirección elegida podría ser una hoguera común que haga infeliz a la mayoría, ¡ total da igual !.

En tanto por medios y redes sociales, sigue circulando el infantilismo, la regresión, la pasión viciada, mientras el sistema recibe parches ocasionalmente.

La globalización empuja con todas su fuerzas y no deja respiro para recuperar la identidad, que lógicamente debería estar fortalecida por la Democracia; pero las famosas “grietas” se ensanchan por la virulencia de los medios y los discursos negativos que circulan por ellos.

Con la correntada vienen mensajes imperativos que sacan lo peor de cada uno ; pero ¿es posible que haya tanto odio escondido?; nos estamos dejando llevar por olas perversas asociadas a la tecnología y se pone a prueba cada instante cuestiones jurídicas, éticas y políticas.

Claro que hay excepciones, hay también espíritus libres y queda por si acaso, el criterio de Selectividad, que es propio del ser humano ¿serán elementos suficientes?....quizás sí, quizás no, pero por ahora son heridos sistemáticamente para que se debiliten.

La relación del hombre y la sociedad con los medios sigue siendo compleja, incluso lo viene siendo desde siempre y una anécdota pinta la cuestión de cuerpo entero: Al terminar Segunda Guerra Mundial, Winston Churchill era el héroe primer ministro muy querido, no obstante, en las elecciones en Inglaterra, de julio de 1945, Churchill fue derrotado por Clement Attlee, del Partido Laborista. Un colaborador le dijo ¡qué raro señor, todos los diarios hablaban bien de usted y lo daban por seguro vencedor!, a lo que Churchill contestó: “No es con los lectores de diarios que se ganan las elecciones, sino con los que se limpian el traste con ellos”.

Lic. Mario Nieto

Otras Noticias : Opinión

Periodismo hoy
"Sólo una chispa"

Escrito el 20 de mayo del 2019 - 00:24
Todos los años, la Fundación Gabriel García Márquez, para el Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI), creada por el autor de Cien años de soledad, convoca al "Premio Gabriel García Márquez de periodismo” con el objetivo de incentivar la búsqueda de la excelencia, la innovación y la coherencia ética por parte de periodistas y medios que trabajen y publiquen en las lenguas española y portuguesa, con inspiración en los ideales que llevaron a su fundador a constituir dicha organización. (Escribe: Javier Martínez)

Fernández - Cristina
Un gesto no tan simple

Escrito el 18 de mayo del 2019 - 14:33
La sorpresiva decisión de Cristina Fernández de Kirchner de acompañar como vice una fórmula junto a Alberto Fernández, ex jefe de Gabinete durante el mandato de Néstor Kirchner y un año de la propia Cristina, cargo al que renunció por diferencias con la entonces jefa de Estado. (Escribe: Javier Martínez)

"Amar y trabajar"
Una grieta de esperanza

Escrito el 2 de mayo del 2019 - 11:26
Es casi una leyenda, y la cuentan así: “en el verano de 1939, un periodista le preguntó a un anciano Sigmund Freud qué era para él una persona sana, madura e integrada en la sociedad. El periodista, que esperaba un largo discurso, se quedó sorprendido con la brevedad de la respuesta: `amigo mío, cualquier persona capaz de amar y trabajar`”. (Escribe: Javier Martínez)

Ayer y hoy
Por razones solidarias

Escrito el 1 de mayo del 2019 - 02:15
Feliz día, le digo y es una forma de darle sentido a este calendario que impone y reivindica a nivel internacional una fecha en recuerdo de la lucha de miles de trabajadores por la jornada de ocho horas laborales. La fecha conmemorativa, nos cuentan, hace referencia a los hechos sucedidos a fines del siglo XIX, en esa época se podía obligar a un asalariado a prestar servicios entre 10 y 18 horas, o más "en caso de necesidad". Feliz día, le digo y sé que hoy él trabaja más de ocho horas, que lo hace de puerta en puerta, que va montando en su bicicleta cualquiera sea el clima, que nadie lo obliga pero que con lo poco que gana ayuda a su madre y a su hermana pequeña, no podría no hacerlo, ni trabajar menos. (Escribe: Javier Martínez)