Seguinos :
Gobierno Provincial y Consejo Oleícola Internacional

Realizarán misión técnica olivícola en capital e interior

Éste sábado y domingo, miembros del Gobierno de La Rioja junto a integrantes del Consejo Oleícola Internacional (COI), llevarán a cabo una nueva misión técnica, que abarcará una nutrida agenda de actividades en capital y el interior de la provincia, con el objeto de potenciar la actividad olivícola....

Opinión
Un pie para pensar
Periodismo y verdad en tiempos de cambio

Escrito el 20 de abril del 2016 - 01:15
Tamaño de Letra
|   Enviar Noticia
|  Imprimir
 Algunas consideraciones desde el oficio y desde la mirada de los lectores. ¿El periodismo caracterizado como "un testigo apasionado por la verdad" cada vez más lejos?, ¿O puede serlo sólo a medias y cuando le conviene en tiempos signados por la inestabilidad, la parcialidad y la condescendencia como refugio? Inquietudes compartidas, advertencias, recomendaciones y tanteos en el tire y afloje de informar y estar informados. (Por Javier Martínez)
Primero. Para cambiar, para realmente cambiar, no has de tapar.

El periodismo que realiza fugaces concesiones a la verdad es en realidad funcional a la estrategia del que necesita taparla.

Porque así sólo persigue mantener el reflejo del reflejo de su función y su deber: el compromiso con el presente social que se configura, en cierto modo y en parte, a través del registro que el mismo periodismo realiza.

Dar visos de integridad, de tendencia hacia la objetividad, de mosaico completo, sirve. La cuestión es: ¿Sirve mejor a quién? ¿Sirve mejor al ciudadano, "destinatario" del mensaje? ¿O a otro interés en juego? Aparentar no es, y no será nunca, lo mismo que ser. Y viso es eso: viso. Tonalidad, apariencia, forro. Vicio.

Recordar a Tomás Eloy Martínez: la verdad nace de la fidelidad con uno mismo, la cual está indisolublemente vinculada a la fidelidad con el lector. En la práctica, sé es fiel en todo momento. O no se es. Subrayado:"El periodista no es un policía ni un censor ni un fiscal. El periodista es, ante todo, un testigo", "una voz a través de la cual se puede pensar la realidad". Una vez más recordarlo: allí donde todo parece instalar una certeza, el periodismo instala siempre una pregunta.

Sin credibilidad el medio mismo pierde efectividad, aliciente, prestigio, llegada. Debería, aunque no siempre ocurre, perder también toda razón de ser. No ocurre, precisamente, porque no todos los medios tienen como principal razón de ser el interés del destinatario del mensaje. Ni tampoco esto es siempre lo que su público demanda.

Por eso la fugaz concesión a la verdad es siempre trampa. "Si para la generalidad del público queda claro que somos parciales, perdemos". "Incluyamos, para que no falte, pero relativicemos". "Nombremos, por arriba, pero no ahondemos". "Denunciemos pero también justifiquemos". "Mechemos". Vamos, que los que hacen este tipo de periodismo lo tienen claro. ¿Usted, lo tiene claro?

La diferencia sigue estando en el trato. El trato con la verdad con miras a la información se define por su tratamiento. La selección. La jerarquización. La relevancia. Criterios. El peso de los recursos y el tiempo destinados. El trato con la verdad con miras al destinatario está dado por el estándar que en referencia a ese destinatario ilumina esos criterios. ¿Cuál es la exigencia a la que me someto como emisor teniendo en cuenta el estándar desde el que considero al destinatario y desde el que me considero como medio?

La fugaz concesión a la verdad es tener en menos al destinatario, subestimarlo. Poner el estándar muy cerca del suelo. Ofrecer visos de integridad y tendencia de objetividad buscando el preciado bien de su credibilidad, pero no diciéndole todo, mechándole o recortándole el tratamiento. Jugarle pretenciosamente con ventaja en los espacios que quedan librados a criterios de selección, jerarquización, relevancia. Apuntar a que los pase por alto. Apostar a sus debilidades y blancos. Inclinar subrepticiamente el peso de los recursos, espacios, tiempo.

Destinatario/a: aventajarlo, es muy obvio, no es hacerle honor, ni ponerlo en ventaja.

Reaccione.

No se quede con frases, con un programa, con dos o tres notas fugaces como ejemplo. Para tomar postura, siga un tratamiento. Compare. Confronte. Analice. Haga la tarea que esperan que no haga. Usted, sí, usted, póngase un alto estándar.

Téngalo claro.

La verdad, como concesión, no es verdad. Ni merece aplauso.

JAVIER MARTÍNEZ (javmz@hotmail.com)

Otras Noticias : Opinión

La institucionalidad en juego
Suturar heridas y volver a marchar

Escrito el 19 de junio del 2018 - 00:39
La reanudación del diálogo institucional entre los referentes de los principales sectores políticos de la provincia si bien no se tradujo en un acuerdo concreto se inició con una serie de tenues gestos cuya definición abre aún más la expectativa respecto a lo que pueda suceder en los próximos días. Por ahora, lo que quedó expuesto fue un quiebre interno en el PJ que venía anticipándose mediante ramificaciones cada vez mayores pero que de forma abrupta llegó a profundizarse y terminó por tocar el nervio mismo de la conducción oficialista. En este vuelco del panorama, con la institucionalidad sostenida apenas por afuera más como salvataje que como puesta a flote, el rol que juegue de aquí en adelante la Legislatura resultará crucial.

Valor y vida, la vida como valor
Los que luchan, ganan

Escrito el 14 de junio del 2018 - 23:21
En un hecho histórico y tras un intenso debate que se prolongó por más de 23 horas, la Cámara de Diputados de la Nación aprobó este jueves por 129 votos a favor, 125 en contra y una sola abstención, el proyecto de ley que despenaliza la interrupción voluntaria del embarazo hasta la semana catorce del proceso de gestación. Con esta media sanción, toca ahora al Senado el tratamiento y la posterior definición sobre la norma que viene a producir no sólo un cambio rotundo en materia legislativa sino también a cristalizar la fortaleza de un movimiento social que -afirma- busca garantizar y ampliar los derechos femeninos.

La unidad a la deriva
Nadie se salva solo

Escrito el 2 de junio del 2018 - 02:03
Mayo representó un nuevo pico en el nivel de complejidad, sectarismo y alarma que atraviesa de un tiempo a esta parte el contexto económico y político provincial. Ni la serie de actos festivos tanto nacionales como locales, con permanentes llamados a la unidad, sirvieron para reducir la brecha político partidaria. Lo cual, es cierto, quizás era demasiado idealista, pero no imposible de generar mínimos gestos contemporizadores. Al contrario, los gestos endurecieron, recrudecieron, explotaron hasta el punto de que la brecha evidenció un resquebrajamiento expansivo denotando que la división y el enfrentamiento ya no se reduce a dos bloques uniformes en sus posturas, sino que -todo esto impulsado por expectativas personales y sectoriales en torno a los comicios internos- el panorama avanza en una atomización a los costados y a las propias espaldas que a muchos deja desconcertados. Para otros, en cambio, no es más que el necesario reacomodamiento y posicionamiento estratégico dadas las circunstancias.

Distopía
Penumbras en la comunicación

Escrito el 14 de marzo del 2018 - 07:44
La segunda década del Siglo XXI no está dando de ninguna manera la razón al posmodernismo, que esperaba una transformación basada en el racionalismo, la compasión y la armonía; por el contrario, el escenario actual muestra sociedades con rasgos negativos y pasiones ciegas; cuestión que se evidencia principalmente en el ámbito de la comunicación social, donde la manipulación oprobiosa de la información y la incorrecta utilización de la tecnología oscurecen el criterio de los ciudadanos.