Seguinos :
A 41 años del Golpe de Estado Cívico Militar

Vigilia por el Día Nacional de la Memoria en La Rioja

La Rioja se sumó a la vigilia que se realizó en todo el país, para esperar el el Día Nacional por la Verdad y la Justicia, instituido el 24 de marzo en conmemoración del Golpe de Estado Cívico Militar de 1976. Distintas agrupaciones políticas y sociales y público en general se dieron cita en la Plaza de la Memoria "Carlos Illanez", donde se desarrollaron diversas actividades....


La discriminación como estrategia global

Jorge Benedetti - Escrito el 21 de diciembre del 2010
Tamaño de Letra
|   Enviar Noticia
|  Imprimir
 La cara de la discriminación que pudimos ver en Buenos Aires con la toma de tierras en el Parque Indoamericano y las declaraciones de Mauricio Macri, desnudaron la renovada estrategia de la derecha continental de utilizar la xenofobia para desunir lo que la política y la historia de luchas viene hermanando desde hace años. Esto se confirma cada vez que las agencias de noticias internacionales y los medios de comunicación enrolados en la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), fogonean algún conflicto entre naciones hermanas o vislumbran algún choque de intereses entre nuestros países .(Télam, por Jorge Benedetti).-
Así, cuando en la región soplan vientos de recuperación de la política como acción transformadora ante las estructuras de dominación, aparecen la discriminación y la xenofobia para poner al descubierto la consigna número uno del neoliberalismo: “la política es algo sucio, es necesaria la libertad del mercado y la garantía del orden”.

Hoy, procesado por armar una red de espionaje con fondos públicos y al borde del juicio político, salió a “definir su electorado” apelando, con el apoyo de los grandes medios de comunicación, al miedo hacia el diferente y al enfrentamiento entre los que pelean por acceder a las cosas que no tienen y los que no duermen por el pánico de perder las cosas que tienen.

Lo habían conseguido: el poder hegemónico se miró al espejo y nos asustó con lo que vio.

¿Por qué prendió ese discurso discriminatorio en la gente? ¿Es el argentino alguien con caracteres xenófobos y racistas cuando él mismo es resultado de una mezcla de culturas?.

La respuesta puede estar en la construcción social de un país que demasiado tiempo replicó el discurso del poder, que por muchos años “compró con el manual del almacenero” -como señaló Arturo Jauretche- y se convirtió en verdugo de sus propias rebeldías.

Convencidos con la espada, con la pluma y la palabra sarmientina de que todo lo nuestro es "barbarie", difícil es que no perforen de la manera en que todavía lo hacen los discursos discriminatorios de los medios de comunicación.

Desde los informes periodísticos hasta las publicidades, se apela a separarse del diferente, se convoca a “diferenciarse” para salvarse y alcanzar lo que denominan éxito.

La mujer como objeto en la publicidad, la pobreza criminalizada o el almuerzo televisivo en el que la conductora exclama “a mí qué me importa lo que pasa en Honduras”, cuando el presidente Manuel Zelaya acababa de ser secuestrado y sacado por la fuerza del país, son apenas ejemplos de algo que va más allá de la manifestación discursiva publicitaria o mediática.

Basta recordar el encuentro de hace dos años en Rosario, donde la peor derecha se reunió para denostar a los gobiernos populares.

Allí José María Aznar, el ex jefe de gobierno español; Mauricio Macri; Roger Noriega; Ricardo López Murphy; Francisco de Narváez, Claudio Escribano de La Nación y Marcel Granier, presidente de RCTV, la empresa televisiva que promovió el golpe de
estado de abril del 2002 en Venezuela, entre otros, “condenaron duramente –decía Clarín- el populismo” en nuestros países.

Hace muy poco se reunieron en el Congreso en Washington representantes republicanos con organizaciones derechistas de países de América Latina para organizar acciones contra los gobiernos populares de Nuestra América.

En sus conclusiones, declararon “enemigos” a los gobiernos que actúan bajo el axioma de los pueblos originarios de mandar obedeciendo.

El encuentro se denominó "Peligro en los Andes: amenazas a la democracia, derechos humanos y la seguridad interamericana" y fue precedido por otro realizado en Bogotá unos días después, donde se reunió la organización ultraderechista UnoAmérica, constituida por nostálgicos de las dictaduras que saltó a las páginas de los diarios cuando apoyó el intento de asesinato del presidente boliviano Evo Morales y de otros dirigentes desde el accionar de una célula de terroristas internacionales en Santa Cruz.

Esto quiere decir que los ataques xenófobos de estos días no se deben sólo a la especulación política de Macri, al enojo de Magnetto con el gobierno, o a la furia de los vecinos de Soldati.

Se trata de que el poder entendió que perdidas todas las batallas por la vuelta de las políticas neocoloniales, sólo quedaba el recurso de enfrentar a “pobres contra pobres” para generar el caos que necesite, sin remedio, el orden.

Son esos que llaman sin sonrojarse a “asesinar a Chávez” desde sus editoriales en El Nacional de Caracas, o que gritan “maten al Indio”, en las calles de Santa Cruz de la Sierra.

En el caso del parque Indoamericano, el Gobierno nacional le torció el brazo a los violentos de ideas, obligó a los discriminadores a elaborar un Plan de Viviendas y demostró que no hay que ir contra la necesidad de quienes menos tienen.

Sin embargo, la derecha y los medios hegemónicos siguen trabajando con ese discurso eterno de la discriminación, en principio para desgastar al gobierno nacional pero, sobre todo, en nombre de una política planificada a nivel global para frenar el avance de los pueblos.(Télam)